El pontífice está en Polonia debido a la celebración de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud.

El papa Francisco, completamente solo, atravesó con su ya habitual andar cansado el cartel en hierro forjado con la frase “Arbeit macht frei” (El trabajo os hace libres) en la entrada en Auschwitz y comenzó así su recorrido silencioso.

Nunca el silencio fue más elocuente. Con su decisión, al contrario de sus predecesores, de no pronunciar ningún discurso y sus largos momentos de recogimiento, se respiró el drama de aquella locura nazi que llevó a exterminar a 1,1 millones de personas en los campos de Auschwitz y Birkenau y a 6 millones de judíos durante la II Guerra Mundial.

Origen: Visitas del Papa en Jornada Mundial de la Juventud – Europa – ELTIEMPO.COM