-“Los que le vendieron tierras al socio. Pregunten a ver en dónde cogieron a ‘El socio’, en dónde en la Sabana (de Bogotá) cogieron a ‘El socio’. ¿Quién le vendió esa finca? Ahora son los que manejan periódicos y radios, a mí sí me preocupa eso. Que los testaferros, los que negociaron con ‘El socio’, son los que ahora tienen la radio, tienen el periódico, tienen la televisión, y entiende uno perfectamente como le tienen que tirar a uno de la manera que le tiran”, aseguró Jaramillo en tono airado.-“

Esta nota tomada del portal elolfato.com es reflejo fiel de lo que es el alcalde Guillermo Jaramillo.
Su acostumbrado estilo se identifica más por hablar, que por hacer. En palabra de su propio lenguaje suele hacer “alharaca” con algún fin.
Es su costumbre lanzar cortinas de humo para llamar la atención de la comunidad. Es como proponer debates estériles que nada aportan a la ciudad.
Y así mientras algunos aplauden sus discursos de campaña política, en el Ibal adjudican un multimillonario contrato por más de $27 mil millones en desarrollo de un polémico proceso de licitación que tienen el ojo puesto la oficina de la Transparencia, respetables ciudadanos y comunicadores de esta capital.

Otro tema grave. Asegurar que medios de comunicación como el periódico regional, la radio y la televisión tienen testaferros de “El Socio” debería inducir al señor Jaramillo a ser un ciudadano ejemplar denunciando ante la Fiscalía tales acciones ilícitas que según él están ocurriendo.

Otro punto lamentable es que aquí no existen entidades de control que actúen como lo estipula la Constitución y la ley. Ibagué tiene un concejo inoperante, una contraloría maniatada y una personería silenciada.
De no ser así porqué no hay castigos por casos como el alumbrado navideño del año anterior, o los tristemente recordados pesebres o tantos otros contratos de cuestionados trámites.

Una pregunta suelta. Porqué la contratación pública del municipio en su alta mayoría, sigue con dirección hacia empresas foráneas cuyos representantes legales sólo empezaron a conocer a Ibagué en el actual gobierno? La lista es extensa. Y acaso hay algún tipo de control?

Estupendo que la ciudad pueda tener un centenar de parques bio-saludables. Pero esos elementos no pueden convertirse en las cortinas de humo que acostumbra lanzar el señor Jaramillo.